¡Tu talento puede cambiar el mundo y tu mundo!

 

El domingo pasado estaba en la iglesia y vi que afuera exhibieron unos árboles de todos los grupos parroquiales donde  cada persona de los diferentes movimientos escribían su mayor talento. 

Cada miembro debía aceptar interiormente y luego reconocer ante el mundo un don que Dios le había regalado y luego compartir su descubrimiento ante toda la comunidad. Cada grupo hizo su trabajo (el de mi mamá era el uno de los más lindos, puedes ver la foto el primero de la izquierda) todos ponían sus talentos en un mismo árbol y luego mostraban todos los árboles de los diferentes grupos.

 

Cuando estaba viendo todos los arbolitos me di cuenta que en cada uno habían dones diferentes, algunos repetían pero la mayoría eran distintos. Allí me puse a pensar primero en cuál yo podía definir como mi don más especial; estuve en blanco primero y luego se me ocurrieron varios; un par de horas después, definí que el don más importante que tengo es el que me mueve hoy día en Mamá sin Tacones: SERVIR.

 

Por eso regresé a mi casa, luego de haber pasado un domingo intenso y activo en familia y activé un grupo cerrado de Facebook. Algo que había creado una noche desde mi celular porque sentía ese “llamado”, pero lo había dejado semanas en pausa porque según yo mejor esperaba hasta que tuviera más tiempo; ya que no sé si sabes pero en este momento de mi vida soy esposa, mamá, hija, amiga, emprendedora, profesional y estoy cursando mi certificación de Coaching (que es lo máximo!)… ¿Tenía validez mi excusa, verdad? En verdad no!

 

Ese día después fui al parque a un festival de cometas y me pasé reflexionando. Sentía nuevamente un llamado de actuar en lo que se refería al servicio y recordaba algo que había leído el sábado en mi programa de coaching por décima vez: LAS EXCUSAS NO VALEN. Me apropié de esa frase para aplicarla a mi vida personal, familiar y a mi negocio. Nuevamente reafirmé que no puedo esperar más para servir al máximo. 

 

Desde que inicié Mamá sin Tacones lo he hecho con todo mi amor y esfuerzo pero a veces dejaba algunos proyectos para más adelante que ya todavía tengo un horario de 8 – 5pm. Luego de todo lo que interioricé hoy me dije a mi misma: Ya no tienes excusa porque estás en la etapa final de tu vida de oficina, muy pronto te dedicarás 100% a tu pasión pero aun así no puedes aplazar lo que tienes que hacer para ayudar a otras personas que se sienten sin ánimos para empezar su emprendimiento mientras trabajan para que puedan independizarse en el momento indicado para ellas (ya hablaremos de este punto más adelante, te iré contando poco a poco mi historia). 

 

Ahora comparto contigo 12 lecciones que aprendí luego de ver la dinámica de los dones de mi comunidad:

 

  1. Cada individuo tiene algo especial y valioso
  2. Cada persona es diferente y no debemos compararnos con nadie
  3. Cada grupo es distinto y no por eso es mejor o peor que el nuestro
  4. Cuando estamos rodeados de otras personas aportamos nuestros talentos
  5. Cuando estamos en comunidad otros nos complementan y nos ayudan con sus talentos
  6. Debemos poner al servicio de los demás nuestros talentos
  7. Si Dios nos ha regalado un talento no podemos ser egoístas
  8. Debemos ser humildes porque todos los dones viene de Dios
  9. Necesitas descubrir tu valioso tesoro
  10. Tu talento puede ser utilizado para desarrollar un negocio
  11. Tu talento puede ayudarte a cambiar tu mundo
  12. Si usamos nuestros talentos y los ponemos al servicio de los demás, podemos cambiar el mundo

 

 

Quiero SERVIR MÁS en Mamá sin Tacones, aparte de lo que hago hoy: trabajar con mamás, escribir el post semanal, estar pendiente de las redes sociales. Por eso he creado un grupo de Facebook que se llama Emprendiendo con Propósito para ofrecerte todo mi apoyo y acompañamiento en tu viaje hacia el emprendimiento. Estaré compartiendo contigo mi camino y animándote para que veas que SI es posible trabajar por lo que quieres en el fondo de tu corazón y ver realizadas tus metas.

Además en esta comunidad podrás conectar con miles de mamás jóvenes de todas partes del mundo, con los mismos sueños y las mismas aspiraciones personales, profesionales,  y familiares, sin importar en donde vivan. 

Todas quieren TRANSFORMAR sus vidas y las de sus familias y se sienten solas, confundidas y estancadas pero con mucha esperanza que pueden lograr lo que quieren y aportar al mundo sus talentos y además generar ingresos por medio de un trabajo que aman y de servir a otros. 

 

¿Ya sabes cuál es tu mayor talento? El reto de hoy es que lo descubras y te pongas manos a la obra para que no se quede enterrado.  Escríbelo abajo en los comentarios y esfuérzate para ponerlo al servicio de los demás.

 

Te espero en Emprendiento con Propósito, será un placer conocerte más y poder acompañarte en esta hermosa aventura!

 

Un abrazo,

 

 

FirmaMariaLorena4

 

 

 

 

¿ Necesitas ayuda para  lograr el balance perfecto para ser una mamá exitosa y a la vez tener un negocio que te brinde libertad de tiempo y financiera? entra aquí. 

Ayudo a las mamás emprendedoras hispanas a crear el negocio de sus sueños desde cero, para que logren la libertad de tiempo y financiera que necesitan para disfrutar al máximo sus vidas y a sus familias.

Si quieres vivir la vida de tus sueños, toma acción hoy.

Maria Lorena Della Togna


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

1 comment

  1. Julieta Arango.com

    Muy bonito mensaje, me encanta como sacaste una lección de algo que puede parecerle a otras “normal”. Y aunque las excusas son solo la forma de razonar el miedo que nos da hacer algo, creo que la tuya es válida! Todo tiene su momento, que bueno que el del grupo de Facebook ha llegado.

Proximo ArticuloDiez lecciones para que logres subir a las alturas