¿Quién te está robando tus sueños?

Ultimamente he conversado con muchas mujeres que tienen grandes sueños, deseos y esperanzas de cambiar sus vidas, pero me doy cuenta que muchas veces renuncian a su sueños por varias razones:

 

1.  Por su pareja
2.  Excusas para  invertir en su desarrollo
3.  Miedos
4.  Inseguridad
6. Falta de determinación

 

Es normal encontrar estos obstáculos cuando vamos a comenzar un proyecto pero la buena noticia es que si quieres puedes vencerlos trabajando en tu desarrollo y enfocándote en lo que quieres para salir adelante con tu proyecto.

 

La verdad es que muchas ven éstos obstáculos como imposibles pero no lo son y  me da mucha tristeza saber que estas mujeres luego de un tiempo siguen frustradas y estancadas en el mismo lugar de meses o años atrás, porque renunciaron a sus sueños.

 

Más adelante hablaré de los otros puntos que listé al principio pero hoy me enfocaré el el #1, porque yo por un largo tiempo renuncié a mi sueño por esa razón, por el simple hecho de pensar “mi esposo dirá que yo me volví loca cuando le diga que me quiero independizar, así que mejor me quedo callada”. Hasta que un día comprendí que tenía que pensar también en mi, en mis deseos ya que al fin y al cabo era para beneficio de toda mi familia y yo era la que me sentía en un hueco sin fondo que afectaba mi salud mental, espiritual y por ende mi ánimo también le impactaba de manera negativa a mi familia.

 

Hace un tiempo escribí un artículo acerca de cómo expresarle a tu pareja tu idea de convertirte en emprendedora. Te recomiendo que primero leas este artículo aquí.

Ahora quiero hablarte de la segunda etapa, cuando ya él sabe cuál es el negocio que quieres comenzar y tu “idea loca” de renunciar para vivir de tu pasión, pero quizás no te sientes apoyada en un 100%.

 

Siguiendo con mi historia, al principio yo le contaba mis planes a Juan José y un día decidí dejar de hablar de lo que haría y empecé a actuar y a esperar que el pudiera ver por si solo los resultados. Cuando esto comenzó a pasar te cuento que así  mi proyecto ganó “seriedad” porque se dio cuenta que no “era cuento” todo lo que le comenté que haría.

 

Yo no soy una mujer rebelde ni mucho menos y acostumbramos a tomar las decisiones en conjunto y por eso al principio me paralicé, pero cuando empecé a trabajar en lo que amo me di cuenta que tenía que implementar 5 actitudes por mi misma, porque era mi negocio y de otra forma nunca se hubiese cumplido mi objetivo.

 

Las 5 actitudes que practiqué para no abandonar mis sueños por mi pareja:

1. Demosté esfuerzo en mi proyecto dejando que los resultados hablaran
2. Le comenté acerca de las inversiones que tenía que hacer para mi negocio pidiendo su apoyo, en lugar de “permiso”
3. Fui determinada y fiel a para lograr mis objetivos
4. Tomé la decisión de cuál era MI MOMENTO para dejar el trabajo(los tacones) luego de haberlo pospuesto varias veces pensando en todo el mundo menos en mi.
5. Hablé de mis planes y proyectos con seguridad y decidida.

 

Realmente no me puedo quejar de su apoyo, al contrario, fue clave para mi proceso. Pero también para mi fue un aprendizaje de cómo manejar este tema en ese momento y de ahí en adelante,  cada día fui tomando más experiencia y me di cuenta que cuando trabajamos para otro, somos libre desarrollando nuestro trabajo sin estar consultándole a nuestra pareja cada paso que damos.

Además salió ganando ya que al ver mi entusiasmo quedó a animado para comenzar sus propios proyectos y por supuesto que me tocó a mi apoyarlo.  Allí me di cuenta que el ejemplo y la pasión también “arrastran” :).

 

Analicé que pude hacer todo esto por el  empujón de mi coach al hacerme ver que cuando eres empresaria tienes que tomar tus propias decisiones.
En ese momento recuerdo que hablamos de esta analogía…

Si vas a una tienda, te mides dos camisas, una que te sientes excelente y la otra que no te gusta y esa es la que tu esposo prefiere ¿con cuál te vas? Responde la pregunta.

Si eliges la que a él le gusta pero tú sientes que no te queda bien, lo más seguro es que el pedazo de tela se quedará guindada y llena de polvo, te sentirás mal por gastar dinero en ella o de repente la usarás para salir con tu esposo un día pero te sentirás incómoda porque puede que te veas más gorda de lo que eres..
Pero en cambio, si tu compras la que te queda bien, le sacarás provecho y te sentirás mucho más cómoda, segura y contenta al salir un día con él  porque todos en la calle te dicen lo bonita que te ves. Quizás la usarás muchas veces hasta que un día pensarás, fue la mejor compra que hice.

 

Espero que este ejemplo te sirva para analizar tú cómo estás llevando este tema. Y para que no dejes que TÚ DEJES QUE TUS SUEÑOS SE VAYAN A LA BASURA  por miedo, inseguridad o por codependencia (después hablaremos sobre qué es si no sabes), porque la realidad es que la decisión está en tus manos.

 

Solo puedo decirte que después que TÚ tomes el control de tu vida, de lo que quieres, te sentirás libre por hacer lo que amas con transparencia y será un motor para esforzarte y dar lo mejor de ti cada día en lo que emprendas por tu familia, y tu esposo lo reconocerá, lo valorará e incluso se sentirá orgullosa de ti.

 

Gracias a Dios ese fue el fin de mi proceso de transición, tuve el apoyo de mi esposo al 100% y después entendí que  valió la pena enfrentar mi inseguridad  y ponerme firme a luchar por mis sueños porque yo misma los iba a desechar aunque sabía que era lo mejor para todos.

 

¡Lucha por lo que quieres! Tienes algo importante que aportar a los demás 🙂

Un abrazo,

FirmaMariaLorena4

 

 

 

 

 

PD. ¿Conoces mi programa Adiós a los Tacones?

Te ayudo a cumplir tus objetivos para que te conviertas en una mamá emprendedora a tiempo completo y si ya tienes un negocio para que puedas obtener mejores resultados. 

 

 

 


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

1 comment

  1. Julieta

    Muy bonito artículo. Estoy de acuerdo en ir demostrando poco a poco, sin apuro y sin retos, que los planes de uno se pueden cumplir =)

Proximo Articulo¡A veces se pierde, pero también se gana!