Las excusas te dejan inmóvil para transformar tu vida y tu negocio

Desde hace un año que empecé Mamá sin Tacones y que me ha tocado hablar con muchas mujeres de todas partes del mundo, me he dado cuenta que una de las cosas que más nos paralizan a nosotras las emprendedoras son las excusas.

Cada día que las usamos como pretexto para no tomar acción, peor nos sentimos y nos frustramos porque nosotras mismas estamos enterrando nuestros sueños.

A mi las excusas me hicieron procrastinar un millón de veces todo lo que quería hacer, ósea dejar las acciones para “algún día”; por eso me quedé inmóvil por mucho tiempo ya que las utilicé como mecanismo para quedarme cómoda en donde estaba.

Sé lo difícil que es empezar y mandar por un tubo las excusas, te lo digo porque me pasó…

Mi relación con las excusas

Desde que mi primera hija nació sabía que quería ser independiente para estar cerca de ella mientras crecía; estuve trabajando desde casa hasta que cumplió un año y luego por cosas de la vida me tocó regresar al mundo corporativo.
Luego de un año con un buen trabajo y estabilidad, experimenté un torbellino de emociones que me generaron mucha frustración, amargura e inestabilidad emocional ya que necesitaba encontrar y hacer algo que realmente me llenara y que me permitiera en un mediano plazo estar más cerca de mi familia y disfrutar al máximo mi trabajo.

Me demoró mucho encontrar mi pasión, pero cuando ya tenía claro lo que quería entraron las excusas a tomar control en mi. Fue una parálisis que duró UN AÑO! 
Iba creciendo la frustración y la ansiedad por realmente empezar a vivir mi sueño, hacer algo que amara y que pudiera aportar con mi ayuda a la vida de los demás.

Fue horrible ese tiempo estando estancada: no iba ni pa´ tras ni pa´ lante… como decimos en mi país.

365 días de sueños frustrados, traumada porque los planetas no se alineaban y las cosas me caían del cielo.

Me inventaba obstáculos adicionales o hacía drama de las dificultades que tenía para tratar de convencerme que todavía no era el momento de empezar.

Cuando tomé la decisión de hacerlo posible, no matter what, todo cambió porque las piedras en el camino en lugar de no dejarme avanzar me ayudaban a fortalecer la pasión por mi proyecto y también a transformar mi vida.

Me preguntaba: 
¿cómo voy a empezar si no me siento lista?
¿cómo al iniciar el proyecto si aún estoy trabajando?
¿dónde voy a conseguir clientes?
¿y si no tengo talento para esto?
Poco a poco empecé a ignorar estas voces y a decidir creer en mi, en mi proyecto y caminar a pesar de cualquier situación adversa que se me presentara.

Analicé qué más me estaba paralizando. A continuación te revelo cuáles fueron mis 10 más grandes excusas.

Mi top 10 de Excusas:

Además me creía estos pretextos para dilatar mi proyecto:

1. Mi esposo no va a querer que sea independiente

2. Mis hija está chiquita y no puedo hacerlo ahora

3. ¿Y si a la gente no le gusta mi proyecto?

4. Mi embarazo y falta de energía

5. Estoy siempre ocupada, no tengo tiempo

6. No tengo ahorros para invertir en mi negocio

7. Tengo muchos gastos imprevistos y se me complica

8. Estoy confundida en cómo desarrollar mi negocio

9. Trabajo de 8 a 5pm

10. Estoy cansada
Aprovecha para hacer tu listita también y después quémala y empieza nuevamente tu camino 🙂

Hoy me arrepiento de ese tiempo valioso que perdí por estar pendiente y dándole protagonismo a estas cosas que según yo en su momento eran obstáculos gigantes.

Después de un tiempo aprendí que nunca es tarde para dar el paso y decidirse. Cuando dije que iba a hacerlo, dejé de lamentarme por mi atraso y miré hacia adelante de una vez por todas.

Por eso quiero motivarte a que no le des más largas a tu proyecto porque si te quedas donde estás en 1 año seguirás lamentándote por lo mismo que te quejas hoy.

Si te quedas donde estás esperando el momento perfecto, te quedarás estancada y no llegarás a ninguna parte.

Comparte en los comentarios cuáles son tu excusas más grandes y convéncete que si tienes determinación puedes olvidarte de ellas.
Si necesitas ayuda para avanzar y tomar acción para vivir tu sueño estoy dispuesta a acompañarte en tu camino. Contáctame aquí.

Un abrazo,

 

 

FirmaMariaLorena4

 

 

 

 

Ayudo a las mamás emprendedoras hispanas a crear el negocio de servicios desde cero, para que logren la libertad de tiempo y financiera que necesitan para disfrutar al máximo sus vidas y a sus familias.

Si quieres vivir la vida de tus sueños, toma acción hoy.

Maria Lorena Della Togna


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

3 comments

  1. Diana Silva

    Hola, buen día soy de México, D.F., al parecer pasamos por lo mismo de los pretextos y yo apenas este año que empecé a trabajar por mi cuenta en lo que espero algún día sea un despacho de abogados exitoso. Solo que me da miedo mi falta de preparación, pues aunque tengo cumplo con todos los requisitos para poder defender legalmente a alguien en juicio, no tengo experiencia y eso a veces es mi traba para buscar o hacer las cosas que quisiera hacer como ofrecer mis servicios libremente, se que es cuestión de tiempo pero siento que se me va la vida!!, Gracias por el apoyo…

  2. Maria Lorena

    Maria Lorena

    Hola Diana!

    Un abrazo hasta México. Es normal que a veces nos de miedo si lo vamos a hacer bien o no, pero tenemos que matar esas vocecitas. De seguro tienes potencial y puedes hacerlo! Así que ánimo y acción, cero excusas de ahora en adelante 🙂

    Un abrazo

  3. Julieta Arango.com

    Mi excusa más grande? Creo que debe ser no estoy lista o no es el momento. También he perdido tiempo en eso. Hoy puedo decir que lo he dejado atrás ya que he aprendido 1. A setear mis intenciones: así cuando algo me parece que no es, pienso en lo debería ser o lo que quiero. 2. A respetar mis sentimientos y pensamientos y hablar mi verdad.

    Gracias por compartir,

Proximo Articulo¿ Sin tiempo para arrancar tu negocio?