Diez lecciones para que logres subir a las alturas

Hace una semana y media fui con mi familia a un festival anual de cometas; este es el segundo año que voy y la vez pasada realmente fui de espectadora. En esta ocasión decidí  intentar volar una cometa porque no recuerdo de niña haberlo hecho yo sola.

Te confieso que lo hice después que Analía, mi hija de 3 años tenía un montón de tiempo volando una cometa que mi mamá había alzado. Luego de tomar la decisión lo intenté y un montón de veces se me caía. 

Ese momento fue lo máximo porque yo estaba sola concentrada en como llegar al cielo y viendo las otras cometas volar y caerse me sirvió para reflexionar cómo este “juego” se asemejaba a mi vida y a mi negocio. 

 

Hoy comparto contigo las reflexiones que me surgieron en esa tarde, para que puedas ver si aplican para tu vida:

1. El cielo esta abierto para ti también: Al ver toda la cantidad de cometas en el aire me di cuenta que había espacio para todas y que cada una tenía su gracia. En ese momento reflexioné que aunque a veces tengamos momentos de dificultad y pensemos que no podemos lograr levantarnos; el el cielo está abierto para todos,  el espacio es ilimitado, hay oportunidades infinitas en la vida, las bendiciones no son solo para unos cuantos y los resultados los obtienen los que intenten lanzar el vuelo.

 

2.  Ser como niños:  Analia es mi hija de 3 años y 8 meses, ella en un momento pidió la cometa y dijo que iba a volar muy alto. Su convencimiento era completo, nunca dudó que lo haría; para sorpresa de todos, mi mamá le dio la cometa una vez la había alzado, pero sin mentirte la cometa la tuvo arriba como una hora. Ella hablaba jugaba se sentaba y ni la miraba y la cometa estaba arriba, todos estábamos impresionados y ella estaba feliz porque era la experta. Era la primera vez que lo intentaba sola, pero nadie le dijo que no iba a poder o que sería difícil, ella creía que lo podía hacer y lo logró. Eso me hizo reafirmar lo importante que es nuestra actitud, el eliminar los miedos y ver que si queremos podemos lograrlo, aunque seamos novatos también podemos hacer cosas grandes como los que llevan años haciéndolo.

 


3.  Cada ser humano es diferente:  Cuando miraba al cielo veía decenas de cometas naranjas (porque eran las que vendían allí) y una que otra de otro modelo y colores; Al principio pensé: que aburrido, casi todo el cielo se ve igual; pero después me di cuenta que aunque parecían iguales no lo eran, cada una volaba a su ritmo y en un lugar diferente.
Así mismo me di cuenta que aunque parezca que hay negocios iguales o personas que hacen cosas muy parecidas “allá afuera”, cada uno es diferente y le pone su toque especial a lo que hace, por eso ser nosotros mismos es importante, para llevar nuestra esencia a los demás. 

 


4. Cada uno a su ritmo: Estábamos en el mismo lugar, con la misa brisa, en el mismo cielo pero dependía de varios factores para que las cometas fueran en direcciones y ritmos diferentes: La persona que la dirigía, la posición en donde se encontraba, la técnica… Así mismo pasa cuando estamos en un curso o en una carrera que nos comparamos con otras personas y queremos obtener los mismos resultados porque “estamos en el mismo lugar”, no sabemos las condiciones de la otra persona y tampoco podemos exigirnos a nosotras mismas lo mismo que otros están logrando porque somos diferentes y vivimos situaciones distintas, aunque no lo parezca.

 


5. Actúa y mira hacia arriba: Cuando intenté por primera vez alzar vuelo, sabía que estaba dando lo mejor de mi para que la cometa subiera, en ese momento no quedaba más que soltar la cuerda, agarrar la cometa y mirar hacia arriba. Así mismo pasa con nuestros proyectos, nosotros podemos hacer lo humanamente posible, pero llega un punto que no tenemos control de nada; nos queda aceptar lo que venga y entregárselo a Dios, estando conscientes que dimos lo mejor de nosotras y sentirnos orgullosas por el esfuerzo y el trabajo realizado.

 


 6. Unas suben y otras bajan: Luego de mis primeros intentos definitivamente miraba mi cometa y también a mi alrededor y me daba cuenta que unas subían y otras bajaban. A veces dependía de la misma complejidad de las cometas; por ejemplo la de Juan José que era “más pifiosa” , para adultos y de juguetería nunca subió porque era muy pesada; otra de Little Pony más liviana, subía y se caía y la que fue el éxito total era una cometa del mismo material que la de los caballitos que era de Frozen. Esto me hizo reflexionar que también hay momentos buenos y momentos malos, porque una misma persona intentando con 3 cometas diferentes tenían distintos resultados y la misma técnica; a veces nos frustramos y sentimos que somos un fracaso; pero quizás hay otra cosa que está fuera de nuestro alcance que no permite que lleguemos donde queremos, así que no podemos achicopalarnos, sino buscar cuál es el problema y tratar de cambiar la estrategia; encontrar esa cometa de Frozen que nos ayude a triunfar, esto se puede aplicar a mejorar la idea de negocio, el producto o servicio, la estrategia de marketing, etc.

 


7. Se aprende en el camino:  Luego de mis primeros intentos  fallidos empecé a preguntarle a los que veía de mi familia que tenían mejores resultados las técnicas y empecé a implementarlas. Me di cuenta que una de las claves era esperar la brisa, cuando sentía que soplaba empezaba a alzar vuelo y a veces lo lograba. Así mismo nuestro camino como esposas, mamás, empresarias es un camino de aprendizaje, no podemos desesperarnos por no hacerlo todo bien a la primera o a por que a veces las cosas no salgan como lo tenemos planeados, hay que aprender día a día y pedir ayuda cuando sea necesario. Recordar que la perfección no existe y seguir adelante aunque dando pequeños pasos.
 


8. Enfocarte para no caer: Cuando estaba arriba no veía las otras cometas, sino que me enfocaba en la mía para saber cuando tenía que hacer algo para que subiera más alto y no se cayera. Así mismo debemos enfocarnos en nuestra vida, en nuestra profesión y no buscar ser como otras personas o ídolos. Nunca está mal la inspiración de otros, pero a veces esta inspiración puede volverse contraproducente porque puede causarnos ansiedad porque no somos lo que queremos ser o no logramos los objetivos de la otra persona. Recuerda que tu vida y tu situación es tuya y diferente, para subir, para volar debes enfocarte en ti.

 


9. Ser diferente es un plus:  Casualmente la cometa de Frozen como te dije fue la ganadora, y no había otra igual en todo el festival por alguna razón esa subió todas las veces. Mi mamá fue la primera en subirla, luego Analía, mi sobrino y yo. Frozen se quedó arriba mucho tiempo y terminó en la cima! En la cima de un árbol porque se me reventó el hilo. Esto me enseñó que vale la pena correrse “ el riesgo” de ser diferentes, transparentes en lo que hagamos y sin fijarnos en lo que hacen o dicen los demás  nos ayudará a diferenciarnos y a lograr el éxito.

 

10. Puedes volar alto: Sino lo hubiese intentado no habría sentido la alegría de sentirme que mi cometa era una de las más altas y que podía mantener el vuelo. Así mismo si tu no intentas dar pasos aunque sean pequeños para alcanzar tus sueños, nunca podrás volar alto porque un sueño sin acción solo se queda en la fantasía.

 


Espero que este artículo te llene de esperanza para continuar con tus proyectos y llegar alto porque tú también puedes lograrlo si te lo propones.


¿Estás lista para alzar vuelo? Comparte en los comentarios de abajo. 

 

Si necesitas ayuda para  lograr el balance para una mamá más presente en la vida de tus hijos y a la vez tener un negocio que te brinde libertad de tiempo y financiera? entra aquí.  

 

Un abrazo,

 

 

FirmaMariaLorena4

 

 

 

 

Ayudo a las mamás emprendedoras hispanas a crear el negocio de servicios desde cero, para que logren la libertad de tiempo y financiera que necesitan para disfrutar al máximo sus vidas y a sus familias.

Si quieres vivir la vida de tus sueños, toma acción hoy.

Maria Lorena Della Togna


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

4 comments

  1. Julieth

    ¿Estoy lista? Aún no lo sé. Por un lado creo que es cuestión de lanzarse al agua y listo!!! Pero mis miedos económicos me detienen un poco. Necesito un empujoncito…

  2. JulietaArango.com

    Super lista! ¿Miedo? Siempre da un poco, pero para eso uno cierra los ojos y se tira al agua, el resultado es sorprendente. Gracias por compartir.

    • Maria Lorena

      Maria Lorena

      jajaja me encantó lo de cerrar los ojos y tirarse el agua Julieta, así es. Olvidarse de lo que dirán los demás y seguir adelante 🙂

  3. Maria Lorena

    Maria Lorena

    Hola Julieth
    Los miedos económicos siempre estarán pero puedes empezar a dar pequeños pasos y quizás te sientas más cómoda. Animo, empieza desde donde te encuentras y poco a poco llegarás donde quieres estar.
    Un abrazo!

Proximo Articulo20 Razones por las que decidí Emprender con Propósito