Cómo hacer cuando todas las cosas ocurren a la vez

¿Muchos “eventos importantes o de cambios en tu vida” han ocurrido a la vez?

A mi me está pasando ahora mismo…

Quizás te has dado cuenta que las últimas semanas a veces no he podido hacer muchos posts en el Blog, en el grupo Mamás Emprendiendo con Propósito o en Redes Sociales, no es porque me he olvidado de ti o porque ya no me apasiona hacerlo….  Con el escrito de hoy entenderás porqué ;).

Este año lo bauticé como mi año de “Nueva Vida con Propósito” porque sabía que me enfrentaba a muchos cambios y que debía tomarlo por el lado positivo y tratar de disfrutar al máximo todas las nuevas etapas.

Hace 9 meses cuando me di cuenta que estaba embarazada y me dieron fecha estimada de parto, realicé que cuando nacería mi tercera bebé, me chocaría con el inicio de clases de Analía a Pre-Kinder y de Mariana a maternal y pensé ¡wao! todo a la vez.

Cuando los días iban pasando entendí que además de esos cambios tenía que pensar en: mi trabajo con mis clientas y otras responsabilidades como el Blog y lo que conlleva llevar un negocio; organizar mi licencia de maternidad, la casa,  hacer ajustes en el cuarto de mis hijas, cambios radicales  como: nuevos horarios para levantarnos a las 5:30 a.m durante la época escolar, conseguir una nana que durmiera y despedir a las de confianza (porque ambas tenían otros caminos que ya no coincidían con mis necesidades), preparar el nacimiento de Andrea, pensar que cuando naciera la bebé  tenía que  dar pecho, buscar a la mediana en el maternal, no dormir en las noches con una recién nacida, seguir trabajando etc, etc…

El solo pensar en que  todos estos “ajustes” que venían todos juntos me daba pánico y además sentir que se me acababa la paciencia cuando mis hijas se portaban mal a la vez y decía “cómo haré con 3”, me generaba un “warning” de ansiedad, pero yo me repetía: “respira, un día a la vez”…

Resulta que estas últimas semanas siento que llegó “la hora cero”.

Algunos cambios ya empezaron a ocurrir y otros están próximos desde la próxima semana.

El último mes ha sido donde inició el “período difícil”. Ahora entiendo lo que es dividirse en ser mamá de 3 + todas las responsabilidades… trabajo con mis clientas, preparación para la escuela, hacer transición a la nueva nana, cumpleaños, insomnios por las noches por temas del embarazo, salidas a las compras escolares, doctores y todo lo demás del día a día…

Aunque me había planificado para este momento, sentí que algunas cosas se han adelantado, como la fecha de nacimiento de Andrea y me han dejado un poco desconcertada.

Esta semana analizaba ¿cómo no me ha invadido la ansiedad al máximo y el estrés que hace un tiempo hubiese tenido? Me di cuenta que fue por lo siguiente:

1. Mi trabajo interior y mi cambio de mentalidad: he tratado de enfocarme en prioridades, en cuidar mis emociones y en estar “tranquila”.

2. La organización: me he vuelto más pro en la organización, haciendo tareas por “bloques” y organizando mis días según lo más importante que debo realizar.

3. Ser fiel a mis horarios: mis semanas han sido planificadas previamente y he tratado de seguir al pie de la letra mi planificación, esto ha reducido muchísimo mi estrés.

4. Olvidarme del perfeccionismo: me he olvidado de que “todo lo tengo que hacer perfecto”, por eso he tenido descuidada un poco “sin querer queriendo” las redes sociales, mis envíos de emails y posts del blog porque ese tiempo lo he utilizado para lo realmente prioritario en mi vida en este momento.

5. Soltar: aceptar que mi ideal hubiese sido por ejemplo, tener todo listo ya para el nacimiento de la bebé, dejar muchas cosas más listas para mi licencia de maternidad o tener el cuarto de las niñas 100% renovado… a estas alturas del partido,  me di cuenta que tenía que soltar lo que no se pudo lograr y  aceptar y felicitarme por los avances, porque no soy superwoman.

6. Darme tiempo para mi y para mi familia : en mi agenda en las últimas semanas me he tomado días  de relax o tardes sabáticas, por ejemplo ,el Lunes fui a un zoológico con mis hijas, la tarde de ayer salí con unas amigas a una actividad de bloggers y hoy me tomaré un café con algunas clientes. De esta manera me distraigo y puedo recargar energías.

7. OIvidarme de la culpabilidad de “mala madre”: cuando se me venían pensamientos como: “no le has planificado el cumpleaños a tu hija desde tiempo antes”, “ no tienes listos los recordatorios del hospital”, “las niñas terminan vacaciones y no las has sacado más”, vuelvo a recordar. Soy mamá pero también tengo otras responsabilidades, ahora el tiempo está justo y no puedo hacer milagros, y se me ha ido ese sentimiento de culpa.

8. Aceptar en delegar y dejar de controlar:  recordé que no puedo hacerlo todo sola y que ya era hora de pedir ayuda, y así lo estoy haciendo y también ya tengo una nueva lista de responsabilidades para varias personas.

Cuando siguen llegándome pensamientos que me dicen “viene la parte más difícil”,  respiro y me vuelvo a repetir “todo estará bien”.

La verdad es que a pesar del caos me emociona saber que estoy disfrutando cada momento y aceptando que las cosas saldrán como tienen que salir, sin ser perfectas.

Creo que hace dos años sin mi cambio de mentalidad estaría con los pelos de punta…..y estoy agradecida por este camino de crecimiento que un día empecé cuando me comprometí en ser emprendedora. Además me siento feliz de no sentirme cansada de trabajar hasta el final de mi embarazo, porque amo lo que hago.

Te comparto todo esto porque sé que a si como me ha pasado en esta etapa, a ti también te ha ocurrido que a veces las cosas  se “salen de control” pero lo importante es no quedarse en el hueco, sino avanzar con lo que se puede.

En estas dos semanas (o semana y media) que me falta para dar a luz, tengo el propósito de “tomarme las cosas con calma” y “descansar” lo más posible porque es lo que no he podido lograr en estos últimos días;  así ya te contaré como me va  con todo lo nuevo que está por llegar;)

Un abrazo,

Un abrazo,

FirmaMariaLorena4

PD: Si necesitas una guía para comenzar  tu negocio y te sientes un poco perdida, te invito a descargar mi ebook gratuito ¡Atrévete y Emprende! en donde comparto contigo los pasos que utilice para emprender y lo que me funcionó para renunciar a mi trabajo corporativo.

 


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

2 comments

  1. Julieta Arango

    Me suena totalmente! Es exacto a lo que he aprendido a hacer y ahora mantengo la paz, no solo en casa, sino en todas las áreas de mi vida.

    • Como dices Julie, para mi hacer el intento por dejar de controlar y olvidarme que soy perfecta me ayuda a poder encontrar paz en todas las áreas de la vida. Un abrazo

Proximo ArticuloUn nuevo comienzo