¡A veces se pierde, pero también se gana!

Uno de los obstáculos más frecuentes que tienen que enfrentar los emprendedores es el miedo al fracaso, este “fantasma” que nos persigue a todos. Este miedo hace que muchísima gente ni siquiera se atreva a dar el primer paso de comenzar un proyecto por pánico a perder. ¿Perder qué? inversiones, prestigio, armonía con la familia, que otras personas los critiquen y otras cosas más, que cada una sabrá.
Continuar Leyendo...