¡10 cosas que aprendí cuando me faltaban las esperanzas!

Disfrutar el hoy….parece imposible con tantos problemas, dificultades que vivimos diariamente y porque todavía nos falta mucho por ver cumplidos todos nuestros anhelos ¿verdad?

 

A mi me ha pasado a veces que despierto sin esperanza y realmente es un sentimiento que no se lo deseo a nadie, pero sé que muchas veces ha llegado a tu corazón. En la foto que incluyo en este post puedes ver cómo a pesar de que se ven las rocas abajo grandes y fuertes, arriba hay un cielo sin límites y brillante.  Así mismo a veces pensamos que nuestros problemas son gigantes pero nos cegamos y no despertamos a la realidad que arriba Dios nos escucha y que debemos tener esperanza todos los días porque los milagros existen. Tampoco me gusta la teoría de que las cosas caen del cielo, porque tenemos que trabajar por ellas, pero con acción y fe podemos lograr grandes cosas.

 

Hace poco tiempo tuve una situación que me estremeció personalmente y realmente me sentía en el piso. Luego estaba meditando, escribiendo mi journal  y me di cuenta que entre más pensaba el problema, más me hundía con él. Después de ver cómo me estaba afectando comprendí que en esta vida y para este mundo del emprendimiento sin esperanza estamos muertas… lastimosamente, porque nos sentimos que nada vale la pena y realmente sí hay muchas cosas buenas a nuestro alrededor, pero aveces solo vemos lo negativo y tampoco puede ser así.

 

Aunque no comprendas la situación que estás viviendo nunca pierdas la esperanza. En estos momentos que me he encerrado y bloqueado por un problema; he pasado la fase de terquedad y me ha generado mucha ansiedad y amargura, luego de abrir los ojos y aceptar la situación he aprendido varias enseñanzas que hoy quiero compartir contigo:

 

1. Reconoce tus emociones: Tus emociones no son buenas, ni malas. Simplemente son parte de tu ser en un momento y situación determinada. Por eso debes reconocerlas para saber cómo tratarlas.
Te sirve mucho desahogarte con alguna persona de confianza o también escribiendo tus sentimientos en un cuaderno tipo diario (journal).

 

2. Acepta la realidad: Una vez hayas identificado cómo te sientes con lo que estás viviendo debes aceptar la realidad de las cosas, entre más afuera quieras ir del problema te harás más daño, el huir es peor porque te puede hacer sentir mejor de manera momentánea pero realmente aunque cueste enfrentarlo te ayudará a poder vencerlo más rápidamente.

 

3. Entregáselo a Dios: Cuando sientas que ya hiciste lo que podías, recuerda no culparte ni exigirte más de la cuenta. Nadie es perfecto y todos tenemos derecho a equivocarnos o a que las cosas no salgan como esperábamos. Una vez te sientas cansada y abrumada por lo que te está pasando entrégaselo a Dios y pídele guía, sabiduría y fuerzas para seguir luchando y para que te ilumine el camino.

 

4. Agradece siempre: Aunque tengas muchos problemas y todo parece venirse en tu contra o cuando estabas viendo la luz caíste nuevamente en el túnel, trata de salirte de la situación y ver todas las cosas positivas que tienes en tu vida. Da gracias por ellas porque son bendiciones.

 

5. Persevera y Espera: No cuelgues los guantes aunque surjan dificultades, si sientes en el fondo de tu corazón que debes ir por un camino da los pasos necesarios para ir llegando a la meta, aunque no sean pasos gigantes; lo importantes es que empieces el camino. Espera pero en paz, el desesperarte podrá hacerte abandonar cuando te falte poco para lograr tu objetivo.

 

6. Recuerda que nunca las cosas serán perfectas: Aunque nos esforcemos y demos lo mejor de nosotros existen situaciones que no podemos controlar, por eso no vale la pena afanarse porque estamos viviendo “problemas”; si recordamos que la vida tiene altas y bajas nos podemos sentir tranquilas que así es la vida. Mejor es subirse y surfear en la ola que quedarse abajo revolcada ¿no crees?

 

7. Vence el miedo: Actúa firme para tratar de cambiar la situación que estás viviendo, no tengas miedo ni te quedes mil años pensando qué decisión tomar.

 

8. Busca ayuda: Si sientes que no puedes salir del hueco o necesitas apoyo, busca ayuda. Si es un caso personal, ayuda espiritual o profesional; si es para situaciones del día a día y de tu negocio también puedes contar con el apoyo de un coach o mentor que te acompañe en el trayecto. La clave es tomar acción; a veces si esperas mucho las cosas serán peores; mejor es actuar en el presente y quizás cambiar de estrategia más adelante, pero con pasos seguros y sin miedo.

 

9. Vive el hoy: Sea cual sea tu situación, si la has aceptado y están tomando los pasos necesarios para que mejore o simplemente te toca esperar, no te afanes por el mañana. Recuerda que el HOY es lo único que tienes asegurado y debes estar en paz y disfrutar tu presente al máximo, porque no sabes si estarás mañana.

 

10. Disfruta el camino: No puedes esperar a ser feliz cuando salgas de esta situación o cuando cumplas tus sueños, la vida es un camino y siempre querrás seguir más adelante; si no lo disfrutas en el trayecto no tendrá sentido todo lo que haces. 

 

Espero que estas 10 enseñanzas te ayuden en lo que estés viviendo hoy. La clave es reírse de los problemas y luchar cada día para aceptar y cambiar nuestra realidad, haciendo nuestra parte para llegar a donde queremos y esperando los milagros que Dios tiene preparados para nosotras sin desesperarse.

 

Comparte con nuestra comunidad ¿Qué actitud tomas cuando tienes una situación difícil en tu vida o en tu negocio? Tu aporte será valioso para recordar que sí podemos ser victoriosas a pesar de que el panorama que vivimos no sea el ideal para nosotras.

 

¿Eres mamá y quieres iniciar tu camino del emprendimiento para lograr la flexibilidad de tiempo y financiera que tanto anhelas ? Conoce más sobre cómo puedo ayudarte aquí.

 

Un abrazo,

 

FirmaMariaLorena4

 

 

 

 

¿ Necesitas ayuda para  lograr el balance perfecto para ser una mamá exitosa y a la vez tener un negocio que te brinde libertad de tiempo y financiera? entra aquí. 

Ayudo a las mamás emprendedoras hispanas a crear el negocio de sus sueños desde cero, para que logren la libertad de tiempo y financiera que necesitan para disfrutar al máximo sus vidas y a sus familias.

Si quieres vivir la vida de tus sueños, toma acción hoy.

Maria Lorena Della Togna


Soy la niña de los ojos de Jesús y María, esposa, mamá, emprendedora y profesional panameña. Estudié Publicidad y Marketing e hice un Máster en Barcelona, en Dirección de Marketing. Además me encanta todo lo que tenga que ver con Creatividad, Arte y el Diseño Gráfico. Tengo más de 10 años de experiencia profesional en la rama de Marketing y en los últimos años he entrado en el mundo digital que me apasiona.

Deja tu comentario

*

4 comments

  1. Julieta Arango.com

    Muy atinado el post de hoy, definitivamente que la vida es como una montaña rusa: de pronto estás tocando el cielo y en el siguiente minuto vas cuesta abajo… Hay que tener esperanza y sobre todo Fe y Aceptación.

  2. Dianeth Navarro

    Muy bueno el post de hoy la verdad que los sentimientos Muchas veces se apoderan de nosotros, pero como tu dices con mucha perseverancia y Fe se pueden mover montañas. Bendiciones

    • Maria Lorena

      Maria Lorena

      Gracias a todas por sus comentarios, así es con perseverancia y fe podremos lograr nuestros imposibles, en el tiempo de Dios.

      Un abrazo

Proximo Articulo¡Tu talento puede cambiar el mundo y tu mundo!